Cómo no ser una víctima

Cómo no ser una víctima

Categorias: Estilo de vida | Estilo de vida saludable | Personas | Psicología

Te conviertes en lo que piensas.

  • La forma en que interpretamos los problemas de nuestras vidas a menudo determina qué tan bien respondemos.
  • Para algunos, los problemas se convierten fácilmente en una historia de victimismo, lo que aumenta la impotencia y la ansiedad.
  • La clave es ser consciente de cómo hablamos y pensamos sobre un problema y luego adoptar una perspectiva más realista.

Esperaba un ascenso en el trabajo, pero la empresa tiene dificultades económicas y ha congelado puestos de trabajo. Lleva unos días molesto con dolor lumbar y no parece mejorar. Tú y tu pareja no habéis tenido relaciones sexuales desde hace mucho tiempo y parece que os estáis distanciando.

A veces la vida se siente como una serie interminable de problemas: la falta de ascenso, el dolor de espalda, la relación, pero también el pinchazo, el niño enfermo y las vacaciones llenas de lluvia. Ciertamente, algunos problemas son mayores que otros; algunos son abrumadores e incluso trágicos, creando trauma y dolor, pero muchos problemas cotidianos son más neutrales: para un extraño, parecen preocupaciones, interrupciones, algo a lo que prestar atención pero que no descarrila la vida. Pero lo que determina cuán grande o pequeño parece ser el problema generalmente no depende del evento sino de la historia que nos contamos sobre él, el marco que le colocamos.

Mientras que una persona puede ver al niño enfermo o al pinchazo como una buena excusa para salir del largo y aburrido entrenamiento en el trabajo, otra lo ve como otra forma más en que la vida te persigue. La congelación del trabajo es una historia de nunca tener un descanso, el dolor de espalda es una señal del comienzo del fin del deterioro físico continuo e inevitable, y la distancia en la relación es una prueba segura de que tu pareja no se preocupa por ti, que nunca le importaste realmente. sobre ti, o siempre está a punto de irse.

4 FOTOS

Cómo no ser una víctima

1. Te conviertes en lo que piensas y crees: la espiral descendente

Aquí es donde es fácil meterse en problemas y caer en una mentalidad de víctima que rápidamente puede conducir a una espiral descendente autocumplida. Sentirse víctima automáticamente agota cualquier sensación de poder. En lugar de retroceder o actuar, evitas el problema o te sientas a lamer tus heridas. Debido a que sus emociones desencadenan una visión de túnel, su mente regresa al pasado, reuniendo mentalmente evidencia para respaldar su caso de victimización (viejas injusticias y resentimientos, injusticia y negligencia), lo que lo hunde aún más y mantiene esos circuitos de ansiedad y depresión en el cerebro continuamente. disparando y haciéndose más fuerte. Para evitar esta espiral descendente, debes ser consciente de lo que piensas y te dices a ti mismo. A través de esta conciencia, tienes la oportunidad de cambiar tu forma de pensar, tu historia y el resultado.

Cómo dejar de ser víctima
Es más fácil decirlo que hacerlo, por supuesto, pero absolutamente factible. A continuación le indicamos cómo empezar:

Cómo no ser una víctima

2. Reconoce tus emociones.

Estás decepcionado por el trabajo, frustrado por el dolor, preocupado por el estado de la relación. Prestar atención a cómo se siente es el antídoto contra la negación, la evitación y el pensamiento mágico, que pueden impedirle afrontar la realidad y tomar medidas positivas.

Cómo no ser una víctima

3. Cuidado con las etiquetas y el catastrofismo.

Es comprensible que quienes luchan contra el dolor crónico a largo plazo hayan aprendido a reconstruir sus vidas en torno a su dolor: piensan en ello todo el tiempo, fácilmente sienten que nunca mejorará y se ven obligados a sufrir. Una técnica que ha resultado eficaz para ayudar a estas personas a afrontar la situación es el seguimiento somático. En lugar de hablar y pensar en términos de "dolor" y su historia negativa, a los pacientes en las sesiones de tratamiento se les instruye a simplemente concentrarse y seguir las sensaciones mismas: esos sentimientos de opresión o palpitaciones, cómo fluyen y refluyen o se mueven. Mientras hacen esto, se les entrena para que se digan a sí mismos que estas son simplemente sensaciones corporales en lugar de más lesiones, que están a salvo y que no hay nada que deban hacer, nada que arreglar excepto simplemente observar. El resultado es que en cuestión de minutos su "dolor" disminuye.

De manera similar, debes tener cuidado con la forma en que te hablas a ti mismo sobre tu problema. Permitirse caer en la madriguera de estar "atrapado en ese trabajo perdedor", que "la vida es injusta" y que "es sólo cuestión de tiempo antes de que la relación explote" desencadena la recopilación de pruebas que aumentan su angustia. Encuentra siempre lo que buscas, y lo que ves se convertirá en tu realidad, aunque sea distorsionada.

Al igual que los pacientes con dolor crónico, usted también desea cambiar su lenguaje y sus etiquetas; Piense en términos de un "problema actual" del que debe ocuparse, una "situación" que abordar o un "desafío" que abordar. Piense en "temporal" o "ahora mismo". Piensa: "Pero puedo hacer esto". Aléjate del "no puedo", "nunca", "siempre".

Cómo no ser una víctima

4. Sepa lo que puede controlar y lo que no.

No tiene control sobre el estado financiero de la empresa, pero puede hablar con su supervisor sobre las perspectivas futuras o buscar otro trabajo. Probablemente no puedas evitar el pinchazo o el niño enfermo, pero puedes arreglar el neumático, amamantar a tu hijo o llevarlo al médico y hacer lo mismo con tu espalda. Puede hablar con su pareja sobre el estado de la relación y considerar la posibilidad de recibir terapia de pareja si no parece ayudar.

Cómo no ser una víctima

5. Elabora un plan de acción.

El antídoto es tener un plan de acción. Vea lo que dice su supervisor, haga un seguimiento de lo que sucederá en los próximos meses o comience a buscar trabajo para asegurarse de que tiene opciones. Tómese otra semana de ejercicios de estiramiento y aplicación de hielo, pero programe una cita ahora con su médico. Defina en qué cambios deben centrarse usted y su pareja y, si parece que todavía tienen dificultades después de un par de semanas, retroceda, ajuste el plan o programe una cita con un consejero.

Sí, la vida puede ser desafiante, impredecible y llena de problemas. Pero puedes decidir con qué lente ves tus problemas y qué historia te cuentas a ti mismo.

No te dejes convertir en víctima de tu propia vida.

Palabras clave: Psicología | Víctima | Salud mental | Personas | Calidad de vida

Publicar artículo de noticias

Artículos Recientes

Cómo se ve realmente la vida familiar
Cómo se ve realmente la vida familiar

La fotógrafa Danielle Guenther está cansada de las sesiones de fotos familiares habituales, donde todos están bien vestidos, ...

La Wehrmacht está apedreada: drogas al servicio del Tercer Reich
La Wehrmacht está apedreada: drogas al servicio del Tercer Reich

Mientras que el Ejército Rojo usaba los "cien gramos de primera línea", se usaban metanfetaminas al otro lado de las trincheras. ...

5 estrellas de fama mundial que fueron brutalmente asesinadas
5 estrellas de fama mundial que fueron brutalmente asesinadas

Las estrellas de la magnitud del mundo nos parecen seres celestiales que son ajenos al dolor, el miedo y la desesperación. Pero ...

Artículos relacionados

9 frases que sólo usan los introvertidos, según la psicología
9 frases que sólo usan los introvertidos, según la psicología

Cuando se trata de comunicación, los introvertidos y extrovertidos a menudo pueden sentir que hablan dos idiomas diferentes. Como ...

9 señales de que alguien es introvertido muy inteligente, según la psicología
9 señales de que alguien es introvertido muy inteligente, ...

Existe la idea errónea de que los introvertidos son tímidos o carecen de habilidades sociales. Pero eso no es necesariamente ...

La familia hizo reparaciones importantes en la casa para deshacerse del fantasma de la niña asesinada
La familia hizo reparaciones importantes en la casa para ...

El fantasma de la pequeña Judith Barcy ha estado viviendo en una casa en Los Ángeles durante 32 años. Después de que la chica ...