Perdidos en el océano: La trágica historia de Tom y Eileen Lonergan

Perdidos en el océano: La trágica historia de Tom y Eileen Lonergan

Categorias: Catástrofes | Historia | Sociedad

Los accidentes trágicos pueden acecharnos en una variedad de situaciones, incluso durante las vacaciones. Tom y Eileen Lonergan, de la ciudad australiana de Port Douglas, eran buceadores experimentados. Difícilmente podían imaginar que una inmersión ordinaria, organizada por una compañía de viajes, les costaría la vida. Aún quedan muchos misterios en la historia de esta pareja, aunque ha pasado un cuarto de siglo desde la tragedia.

Perdidos en el océano: La trágica historia de Tom y Eileen Lonergan

Ciudadanos de Australia, los Lonergan han estado buceando durante mucho tiempo. Cada uno de ellos tenía más de 150 inmersiones y una sólida experiencia de operación en una amplia variedad de situaciones peligrosas. Para tener unas vacaciones interesantes, Tom y Eileen fueron a las Bahamas. Allí, temprano en la mañana del 25 de enero de 1998, como parte de un grupo de 26 buzos, se hicieron a la mar en el bote “Outer Edge” para disfrutar de las bellezas de los arrecifes de coral.

Perdidos en el océano: La trágica historia de Tom y Eileen Lonergan

El día pasó desapercibido y por la tarde el barco regresó al puerto, donde desembarcaron los participantes de la excursión marítima. La pesadilla comenzó dos días después, cuando el capitán del Outer Edge, mientras limpiaba el barco, encontró una bolsa con las pertenencias y documentos de los Lonergan. La policía fue notificada del hallazgo y los agentes del orden acudieron al hotel donde se alojaban los buzos. Resultó que nadie vio a los turistas australianos durante dos días.

Los instructores admitieron que antes de dirigirse a la orilla, los buzos fueron contados por la cabeza. Resulta que cometieron un error y perdieron a dos pasajeros. La policía entrevistó a otras personas que se hicieron a la mar con los Lonergan en el borde exterior. No recordaban si la pareja estaba a bordo después de navegar o no. Solo un hombre informó haber visto un cinturón de traje de neopreno en la parte inferior, pero no se pudo determinar de quién era el cinturón.

Perdidos en el océano: La trágica historia de Tom y Eileen Lonergan

Entonces quedó claro que Tom y Eileen simplemente fueron olvidados en el océano abierto. Inmediatamente se organizó una operación de búsqueda, en la que participaron barcos y aviones. Pero había muy pocas posibilidades de éxito, ya que habían pasado más de dos días desde la desaparición de los cónyuges. Era casi imposible mantenerse a flote durante tanto tiempo. El sol abrasador y muchos tiburones redujeron en gran medida las posibilidades de sobrevivir.

A pesar de que la operación fue de gran envergadura e involucró a cientos de profesionales y voluntarios, no fue posible encontrar a los desaparecidos. En la playa de una de las islas se encontraron partes de trajes de neopreno que, a juzgar por las marcas, pertenecían a los Lonergan. No tenían marcas de dientes de tiburón, como suele ser el caso si los buzos se convierten en sus víctimas. Esto dio pocas esperanzas de que los cónyuges estuvieran vivos y en algún lugar de la orilla. Pero las búsquedas posteriores no arrojaron resultados y el 14 de febrero de 1998 se suspendió la operación de búsqueda.

Perdidos en el océano: La trágica historia de Tom y Eileen Lonergan

Seis meses después, se hizo otro descubrimiento en una de las playas. El oleaje arrastró en la orilla un letrero utilizado por los buzos para comunicarse bajo el agua. En él había una nota llena de desesperación:

Perdidos en el océano: La trágica historia de Tom y Eileen Lonergan

Como siempre, cuando se trata de la desaparición de personas, han aparecido muchas teorías. Uno de ellos dice que los Lonergan escenificaron su muerte en el océano. Se encontraron registros en las cosas de Tom que hablaban de grandes problemas financieros, por lo que la pareja tenía un motivo para hacerlo. Los partidarios de esta versión señalan las partes encontradas del equipo de buceo, que no está dañado en absoluto. A pesar de esto, la mayoría está segura de que los cónyuges aún murieron sin esperar ayuda.

Perdidos en el océano: La trágica historia de Tom y Eileen Lonergan

Por extraño que parezca, nadie fue seriamente castigado por la muerte de Tom y Eileen. El capitán del barco, Geoffrey Nairna, fue juzgado por cargos de homicidio involuntario, pero fue absuelto. Su reputación profesional sufrió mucho y ya no pudo trabajar en su especialidad. Otros miembros de la tripulación se bajaron con un ligero susto. Se les ordenó pagar multas por violar las normas de seguridad.

La trágica historia de los cónyuges de Lonergan obligó a reconsiderar la actitud hacia la organización de la seguridad del buceo en todo el mundo. Ahora los barcos llevan a cabo un pase de lista familiar obligatorio de buzos. Basado en este incidente, en 2003, Hollywood filmó la película "Mar abierto".

Publicar artículo de noticias

Artículos Recientes

La perla negra del ballet ruso que cautivó a Hitchcock y a todo Hollywood
La perla negra del ballet ruso que cautivó a Hitchcock y a ...

La destacada bailarina soviética Tamara Tumanova era un hombre de paz. Incluso el lugar de su nacimiento se interpreta de manera ...

Una nueva vida de cosas viejas
Una nueva vida de cosas viejas

¿Dónde colocar los platos rotos? Cómo rehacer muebles viejos rotos? Continuamos familiarizando a nuestros lectores con los ...

16 señales de los propietarios con un gran sentido del humor
16 señales de los propietarios con un gran sentido del humor

Casi todas las casas en nuestra vasta patria necesariamente tienen personas que hacen la vida de los demás, aunque sea un poco, ...