Cómo la orden de los jesuitas cambió el mundo

Cómo la orden de los jesuitas cambió el mundo

Categorias: Historia | Mundo | Sociedad

El 15 de agosto de 1534 nacía en el corazón de París la Compañía de Jesús, que más tarde pasaría a ser conocida como la Orden de los Jesuitas. Pero, ¿cómo influyó exactamente esta organización religiosa en el curso de la historia mundial? Sumérgete en las profundidades del tiempo y descubre cómo una unificación de personas podría cambiar la faz de naciones y continentes enteros.

Cómo la orden de los jesuitas cambió el mundo

En la primera mitad del siglo XVI, en muchos países de Europa occidental, la Iglesia católica había perdido su antigua influencia. Buscando controlarlo todo y bajo el liderazgo del Papa, el catolicismo enfrentó los desafíos de la reforma. Como resultado, millones de cristianos han dejado de ser católicos. La autoridad de la iglesia tradicional en países como Alemania, Inglaterra, Suiza y Escocia quedó socavada. Sin embargo, el catolicismo todavía tenía el poder de contrarrestar.

Esta etapa de la historia se llama Contrarreforma. Se endurecieron las medidas contra herejes y disidentes, se reorganizó la Inquisición, se creó una lista de libros prohibidos y a los laicos se les prohibió leer y discutir la Biblia. El principal vehículo de la reacción católica en ese momento fue la Compañía de Jesús, el brazo militar de la iglesia activa. Conocemos a esta sociedad como la Orden de los Jesuitas.

Cómo la orden de los jesuitas cambió el mundo

La Orden de los Jesuitas fue fundada en 1534 en París gracias a los esfuerzos del aristócrata español Ignacio de Loyola, y en 1540 recibió la bendición del Papa Pablo III. Desde la Reforma Protestante, a los miembros de esta orden a menudo se les ha llamado "la infantería del Papa", en parte debido a los antecedentes militares de su fundador, Ignacio de Loyola. El lema de los jesuitas era la frase "Ad majorem Dei gloriam", que en latín significa "Para mayor gloria de Dios".

Cómo la orden de los jesuitas cambió el mundo

Según Wikipedia, el fundador de la Compañía de Jesús, Ignacio de Loyola, nació en 1491 en territorio vasco de España. Mientras servía bajo el virrey de Navarra, fue herido durante el bloqueo de Pamplona en 1521 y fue trasladado al Castillo de Loyola. Allí pasó muchos meses recuperándose de la batalla y encontró un despertar espiritual al leer el libro La vida de Cristo. Tras recuperarse, el aristócrata decidió ir a Jerusalén como un peregrino pobre. Pero en el camino se detuvo en Manresa, donde los historiadores dicen que tuvo una profunda visión espiritual que sirvió de base para sus Ejercicios Espirituales, un texto que a los jesuitas se les ha enseñado durante siglos.

En 1523, Ignacio fue a Jerusalén para estudiar las huellas de la vida de Jesús, "al que deseaba conocer mejor, al que se esforzaba en imitar y seguir". A su regreso, Layola continuó su educación en Barcelona y posteriormente en Alcalá. Pero debido a un conflicto con la Inquisición y una corta pena de prisión, se vio obligado a abandonar Alcalá y trasladarse a Salamanca y posteriormente a París, donde ingresó en la Sorbona. Con el tiempo, se formó a su alrededor un grupo de personas de ideas afines, entre las que se encontraban Pierre Favre de Saboya, Francis Xavier de Navarra y el portugués Simón Rodríguez. Bajo la dirección de Ignacio, todos realizaron ejercicios espirituales. Cuando se reunían, discutían cuestiones espirituales y religiosas, especialmente relativas al estado actual de la Iglesia católica.

Cómo la orden de los jesuitas cambió el mundo

Para ellos, había dos direcciones prioritarias en su religión: conocer más profundamente a Jesucristo y seguir su camino, y también volver a la verdadera pobreza evangélica. Idearon un plan para ir a Jerusalén inmediatamente después de completar sus estudios. Y decidieron que si no podían hacerlo, entonces irían a Roma y se pondrían a disposición del Papa para "cualquier misión entre fieles o infieles".

El 15 de agosto de 1524, en una capilla de Montmartre, siete amigos confirman solemnemente su proyecto espiritual haciendo votos durante la liturgia. Unos once años después, a finales de 1536, el número de este grupo había aumentado a diez personas. Se dirigen de París a Venecia con el objetivo de peregrinar a Tierra Santa. Pero debido a las hostilidades con el Imperio Otomano, viajar se vuelve imposible. Así, el grupo cambia de rumbo y se dirige a Roma, donde en noviembre de 1537 ofrecen sus servicios a la Iglesia. Sin embargo, ante la posibilidad de dividirse en diferentes misiones, los amigos toman una decisión sobre la necesidad de preservar su unidad. Están convencidos de que por voluntad de Dios fueron reunidos de diferentes partes del mundo y de diferentes caminos de vida, y esto los obliga a mantener fuertes vínculos entre sí, permaneciendo unidos en un solo “cuerpo”.

Cómo la orden de los jesuitas cambió el mundo

Entonces la actitud hacia las órdenes monásticas estuvo lejos de ser la mejor, porque muchos las culparon de la crisis que atravesaba a la Iglesia. El Papa Pablo III se mostró escéptico ante la idea de crear un nuevo orden, temiendo que los jesuitas siguieran el camino de los reformadores. Por tanto, aprobó la organización de la orden con la condición de que sus miembros no superaran los 60. Sin embargo, esta condición fue cancelada un año después. Ignacio de Loyola fue elegido rector de la orden.

Cómo la orden de los jesuitas cambió el mundo

Durante los últimos quince años de su vida, hasta su partida, Loyola dirigió activamente la Compañía de Jesús y desarrolló sus estatutos básicos. Después de su muerte, la primera Congregación ultimó y ultimó estas reglas, eligiendo también a su sucesor.

El Concilio de Trento fue de hecho un momento crítico en la historia de la Iglesia Católica Romana. Este concilio fue convocado en respuesta a la Reforma Protestante que comenzó con las acciones de Martín Lutero en 1517, y su propósito era definir y aclarar las enseñanzas doctrinales de la Iglesia, así como reformar muchas de sus prácticas.

Las principales decisiones doctrinales del concilio estaban dirigidas contra las enseñanzas de la Reforma Protestante. El concilio confirmó la doctrina de los siete sacramentos, la doctrina de la transsustancia en la Eucaristía, la autoridad del Papa y los obispos y la necesidad del clero. El concilio también decidió qué libros deberían considerarse canónicos en la Biblia, rechazando el canon protestante.

Cómo la orden de los jesuitas cambió el mundo

Además, el concilio participó en la reforma de las prácticas internas de la Iglesia, incluida la educación de los sacerdotes, la liturgia y la disciplina. Estas reformas tenían como objetivo eliminar muchos de los abusos que habían causado la Reforma Protestante.

Volviendo a los jesuitas, su papel en la Contrarreforma (la respuesta de la Iglesia católica a la Reforma protestante) fue fundamental. Su educación, disciplina y dedicación fueron herramientas importantes para la Iglesia en su intento de recuperar a los muchos creyentes perdidos en la Reforma. Así, los jesuitas desempeñaron un papel clave no sólo en las actividades misioneras en las nuevas tierras, sino también en la lucha por la fe en la propia Europa.

Los jesuitas tuvieron un enorme impacto en la educación en muchas partes de Europa y más allá. Su sistema educativo se centró en el desarrollo integral del individuo y buscó brindar una educación completa que combinara las humanidades, las ciencias y las disciplinas religiosas.

Cómo la orden de los jesuitas cambió el mundo

Sobre la base de esta herencia educativa, los jesuitas influyeron en la configuración del panorama cultural e intelectual en los lugares donde trabajaron. Buscaban crear personas educadas, morales y espiritualmente desarrolladas que pudieran servir a sus sociedades y a la Iglesia. Pero, como bien señaló, sus métodos e influencia también causaron controversia y conflicto, especialmente entre quienes los veían como competencia o una amenaza a sus intereses.

Los éxitos, así como los métodos y la ideología de la Compañía durante el primer siglo de su existencia, despertaron rivalidad, envidia e intrigas contra los jesuitas. En muchos casos, la lucha fue tan feroz que el orden casi dejó de existir en una época abrumada por el movimiento de las ideas más controvertidas, como el jansenismo (la doctrina enfatizaba la naturaleza corrupta del hombre debido al pecado original, la necesidad de la Divinidad). gracia, así como la predestinación), quietismo (la doctrina proclamaba total pasividad y tranquilidad, sumisión a la voluntad divina, indiferencia hacia el bien y el mal, renuncia al mundo). Sin embargo, los siglos XVI y XVII fueron el apogeo del poder y la riqueza de la orden; poseía ricas propiedades y una gran cantidad de fábricas.

La actividad pedagógica fue propuesta por su fundador como una de las principales tareas de la orden. Entonces, en 1616 había 373 colegios jesuitas (instituciones educativas cerradas), y en 1710 su número había aumentado a 612. En el siglo XVIII, la gran mayoría de las instituciones de educación secundaria y superior en Europa occidental estaban en manos de los jesuitas. . Y no es de extrañar, porque una de las principales actividades de la orden en el campo de la educación fue la creación de una red de instituciones educativas y la educación de jóvenes de estratos privilegiados o ricos en el espíritu de devoción al catolicismo.

En los siglos XVII y XVIII, los jesuitas tenían fama de brillantes educadores y profesores, ya que acumularon los logros de la pedagogía de su época: un sistema de enseñanza de clases, el uso de ejercicios, la transición de lo fácil a lo difícil. En educación, se hizo hincapié en el desarrollo de la ambición, dice la Gran Enciclopedia Rusa. Se mantuvo el espíritu de competencia: se notaba periódicamente a los mejores y a los rezagados, se celebraban competiciones y disputas.

1ª etapa: cualquier persona a partir de 19 años podría entrar y durante dos años estudiar qué haría en el futuro

2da etapa: dos años de materias de educación general

3ra etapa: se estudiaron filosofía y ciencias naturales durante tres años

Etapa 4: Preparación de la Regencia para convertirse en profesor de teología

5to nivel: teología - el candidato se preparó para los jerarcas de la iglesia

Y el sexto entró en una iniciación que duró varios meses. Fue ordenado miembro de la hermandad, es decir, recibió ciertas revelaciones. Tenga en cuenta que cualquier candidato estudió durante 14 o 15 años para convertirse en jesuita. Los votos requeridos para los miembros de la orden son: voto de castidad, voto de pobreza y voto de obediencia.

A partir de los mejores estudiantes se formaron "magistrados", cuyos miembros llevaban los títulos honoríficos de patricios y senadores (por analogía con la Antigua Roma), "directores" (tutores de las clases superiores de los estudiantes más jóvenes), así como "academias" ( como los círculos escolares), fueron elegidos "rectores". Los estudiantes estaban preparados para el trabajo activo, por lo que los jesuitas abandonaron las reglas de la escuela monástica medieval: se ocupaban de la salud, el desarrollo físico, la nutrición y el descanso de los alumnos. Se dio un lugar importante a la educación secular. Pero lo principal fue la educación religiosa. El desarrollo de la personalidad del individuo se combinó con una estricta regulación del comportamiento de los estudiantes, la subordinación de la voluntad personal a los intereses de la iglesia, la introducción de la supervisión mutua durante y después de las clases, las denuncias obligatorias de la mala conducta de los camaradas (¿no? ¿Crees que el gobierno soviético inventó esto? - ed.).

Los jesuitas desarrollaron su propio sistema de moralidad, al que llamaron "adaptativo". Brindó una amplia oportunidad para interpretar arbitrariamente los requisitos religiosos y morales básicos, según las circunstancias, y para realizar cualquier acto (a veces criminal) en nombre del "objetivo superior": "Para la mayor gloria del Señor". Este valor oficial de la moralidad se reflejó en el lema atribuido a los jesuitas "El fin justifica los medios".

Cómo la orden de los jesuitas cambió el mundo

En 1770, la Orden incluía 23.000 miembros, 669 colegios y 273 misiones. Sin embargo, los monarcas de todos los países europeos se oponían a la existencia de una organización secreta y fuerte que actuaba en interés de la Iglesia católica y de ninguna manera estaba controlada por su poder. El Papa se vio obligado a disolver la orden. Sin embargo, ya en 1814, el Papa Pío VII restableció la orden de los jesuitas en todos sus derechos y privilegios.

Además de la teología, los jesuitas fundaron estaciones astronómicas y sismológicas en Manila y China, y el astrónomo romano Secchi (1818-1878) ganó fama mundial. La aportación de los jesuitas a la ficción fue extensa y variada: mención especial merecen los escritos del jesuita inglés Hopkins (1844-1889). Las publicaciones periódicas jesuitas incluyen La Civilt cattolica (Italia, 1850), Etudes (tudes, Francia, 1856), Stimmen der Zeit (Alemania, 1865), Mans (The Month, Inglaterra, 1864), Rason and Fe (Razon y Fe, España, 1901) y América (América, EE.UU., 1909).

Durante mucho tiempo, la población de Paraguay estuvo formada por indios de las tribus guaraníes. La actividad misionera fue iniciada entre ellos por el fraile dominico Las Casas. Como escribe Igor Shafarevich en su obra “El socialismo como fenómeno de la historia mundial”, los jesuitas, con su característico enfoque realista, decidieron hacer prácticamente atractiva la adopción del cristianismo, y para ello intentaron proteger a los indios conversos de su principal desastre. - los cazadores de esclavos, los paulistas del estado de San Paulo, entonces centro del comercio de esclavos.

Cómo la orden de los jesuitas cambió el mundo

Los jesuitas acostumbraron a los indios a la vida sedentaria y los trasladaron a grandes aldeas llamadas reducciones. La primera reducción fue fundada en 1609. Al principio, aparentemente, había un plan para crear un gran estado con acceso al Océano Atlántico, pero esto fue impedido por las incursiones paulistas. A partir de 1640, los jesuitas armaron a los indios y, mediante combates, los trasladaron a una zona remota, limitada por un lado por los Andes y por el otro por los rápidos de los ríos Paraná, La Plata y Uruguay. En aquel momento todo el país estaba cubierto por una red de reducciones. Ya en 1645, los jesuitas Masheta y Cataladino recibieron de la corona española un privilegio que liberaba las posesiones de la Compañía de Jesús de la subordinación a las autoridades coloniales españolas y del pago de diezmos al obispo local. Los jesuitas pronto obtuvieron el derecho a equipar a los indios con armas de fuego y crearon un fuerte ejército con los guaraníes.

Cómo la orden de los jesuitas cambió el mundo

Los jesuitas negaron rotundamente las acusaciones de que habían creado un estado independiente en Paraguay. De hecho, algunas acusaciones eran exageradas, por ejemplo, un libro sobre el "emperador paraguayo" con su retrato, o las monedas supuestamente emitidas por él eran falsas de los enemigos de los jesuitas. Pero no hay duda de que la zona controlada por los jesuitas estaba tan aislada del mundo exterior que bien podría considerarse un estado independiente o dominio de España.

Los jesuitas eran los únicos europeos en la zona. Obtuvieron del gobierno español una ley según la cual ningún europeo podía entrar en el territorio de las reducciones sin su permiso y, en cualquier caso, no podía permanecer allí más de tres días. Los jesuitas no enseñaron español a los indios, sino que desarrollaron la escritura guaraní y les enseñaron a leer y escribir. La región jesuita tenía su propio ejército y realizaba un comercio exterior independiente.

La población del estado de los jesuitas en el momento de su apogeo era de 150.200 mil personas. La mayor parte de ellos eran indios, además, unos 12 mil esclavos negros y entre 150 y 300 jesuitas. La historia de este estado quedó truncada en 1767-1768, cuando los jesuitas fueron expulsados del Paraguay como parte de la política general antijesuita del gabinete español.

Toda la población estaba concentrada en reducciones. Por lo general, en las reducciones vivían entre dos y tres mil indios, en las más pequeñas, unas quinientas personas; la misión más grande de San Javier contaba con treinta mil habitantes. Cada reducción estaba encabezada por dos sacerdotes jesuitas. Por regla general, uno de ellos era mucho mayor que el otro. Por lo general, no había otros europeos en la reducción. El mayor de los dos sacerdotes, el "confesor", se dedicaba principalmente al culto, el más joven era considerado su asistente y gestionaba los asuntos económicos.

Cómo la orden de los jesuitas cambió el mundo

Toda la vida en las reducciones se basaba en el hecho de que los indios no poseían casi nada: ni la tierra, ni las casas, ni las materias primas ni las herramientas del artesano eran propiedad privada, y los propios indios no se pertenecían a sí mismos. Todos los productos manufacturados fueron entregados a almacenes, en los que trabajaban indios entrenados en escritura y conteo. Parte de la comida se distribuyó a la población. Las telas se dividieron en partes iguales y se distribuyeron por nombre. Cada hombre recibía anualmente un cuchillo y un hacha.

La mayor parte de la producción en reducciones se exportó. Entonces, con enormes rebaños, se vistió una gran cantidad de pieles. Las misiones contaban con curtidurías y zapaterías. Todos sus productos se exportaban: a los indios sólo se les permitía caminar descalzos. El comercio exterior se llevó a cabo de manera muy amplia. Las reducciones exportaron, por ejemplo, más té local que el resto del Paraguay.

Cómo la orden de los jesuitas cambió el mundo

Muchos quedaron asombrados por la habilidad que mostraban los indios en el oficio. Charlevoix escribe que los guaraníes “triunfaban, por así decirlo, instintivamente en cualquier oficio que encontraban... Por ejemplo, bastaba con mostrarles una cruz, un candelabro, un amuleto, o darles material para que hicieran lo mismo. Difícilmente se podía distinguir su trabajo del modelo que tenían delante”.

No existía comercio ni dentro de la reducción ni entre las reducciones. Tampoco había dinero. Cada indio tuvo una moneda en sus manos una vez en su vida: durante el matrimonio, cuando se la entregó como regalo a la novia, para que la moneda fuera devuelta al padre inmediatamente después de la ceremonia.

Todas las reducciones se construyeron según el mismo plan. En el centro había una plaza cuadrada en la que se ubicaba la iglesia. Alrededor de la plaza había una prisión, talleres, almacenes, un arsenal, un taller de hilado en el que trabajaban viudas y delincuentes, un hospital y una casa de huéspedes. El resto del territorio de reducción se dividió en cuartos cuadrados iguales.

A diferencia de las viviendas de los indios, las iglesias llamaban la atención por su lujo. Fueron construidos en piedra y ricamente decorados. La iglesia de la misión de San Javier tenía capacidad para 4000-5000 personas, sus paredes estaban decoradas con placas brillantes de mica y los altares con oro.

Al amanecer, los indios fueron despertados por una campana, según la cual debían levantarse e ir a la oración, obligatoria para todos, y luego a trabajar. Por la noche, también se acostaron según una señal. Al caer la noche, destacamentos formados por los indios más fiables patrullaban el pueblo. Sólo era posible salir de casa con un permiso especial.

Todos los indios se vistieron con los mismos mantos de la materia recibida en el almacén. Solo los funcionarios y oficiales tenían ropa diferente a los demás, pero solo cuando realizaban sus funciones públicas. El resto del tiempo ella (como las armas) estaba almacenada en un almacén. Los matrimonios se celebraban dos veces al año en una ceremonia solemne. La elección de esposa o marido estaba bajo el control del pater.

Los niños empezaron a trabajar desde muy temprano. “Tan pronto como el niño alcanzó la edad en la que ya podía trabajar, lo llevaron a los talleres y lo asignaron al oficio”, escribe Charlevoix. Los jesuitas estaban muy preocupados porque la población de las reducciones casi no crecía, a pesar de las condiciones excepcionalmente buenas para los indios: garantía contra el hambre y asistencia médica. Para fomentar la fertilidad, a los indios no se les permitía llevar el pelo largo (la marca de un hombre) hasta el nacimiento de un niño. Con el mismo propósito, por la noche, las campanas los llamaban al cumplimiento de sus deberes conyugales.

Cómo la orden de los jesuitas cambió el mundo

Mientras tanto, los propios jesuitas hicieron todo lo posible para sofocar la iniciativa y el interés de los indios por el resultado de su trabajo. El Reglamento de 1689 dice: "Se les puede dar algo para que se sientan satisfechos, pero hay que tener cuidado de que no desarrollen un sentimiento de interés". Sólo hacia el final de su reinado los jesuitas intentaron (probablemente por razones económicas) desarrollar la iniciativa privada, por ejemplo, distribuyendo ganado en propiedad privada. Pero esto no condujo a nada: ni un solo experimento tuvo éxito.

Los jesuitas en Paraguay, como en otras partes del mundo, se han arruinado con sus éxitos: se han vuelto demasiado peligrosos. En particular, en las reducciones crearon un ejército bien armado, de hasta 12 mil personas, que fue, aparentemente, la fuerza militar decisiva en la zona. Intervinieron en guerras intestinas, asaltaron la capital Asunción más de una vez, derrotaron a las tropas portuguesas y liberaron a Buenos Aires del asedio de los británicos. Durante los disturbios, derrotaron al gobernador del Paraguay, Don José Antequerra. En los combates participaron varios miles de guaraníes armados con armas de fuego, a pie y a caballo. Este ejército empezó a inspirar cada vez más temores al gobierno español.

La caída de los jesuitas se vio facilitada en gran medida por los rumores generalizados sobre la colosal riqueza que habían acumulado. Tras la expulsión de los jesuitas, los funcionarios del gobierno se apresuraron a buscar los tesoros que habían escondido y descubrieron que no estaban allí. La mayoría de los indios huyeron de las reducciones y regresaron a su antigua religión y vida errante.

Interesante valoración que la actividad de los jesuitas en Paraguay recibió de los filósofos de la Ilustración. Para ellos, los jesuitas eran el enemigo número uno, pero algunos de ellos no pudieron encontrar palabras lo suficientemente altas para caracterizar su estado paraguayo: “La expansión del cristianismo en Paraguay solo por las fuerzas de los jesuitas es, en cierto sentido, un triunfo de la humanidad”.

En los años 60 del siglo XVI, los jesuitas se establecieron en la Commonwealth. El 13 de enero de 1577 se emitió una bula del Papa Gregorio XIII sobre la formación del Colegio Griego, en el que debían estudiar alumnos de las tierras eslavas orientales de la Commonwealth, Livonia y Moscovia. En los siglos XVI-XVII, los jesuitas fundaron varias instituciones educativas en el territorio de la Commonwealth. Y en el siglo XVI, los jesuitas, que actuaban en el mismo lugar, publicaron alrededor de 350 obras teológico-polémicas, filosóficas, catequísticas y de predicación.

Cómo la orden de los jesuitas cambió el mundo

En el verano de 1684, una embajada del emperador del Sacro Imperio Romano llegó a Moscú para negociar la entrada de Rusia en la Santa Liga, dice el Diccionario enciclopédico de Brockhaus y Efron. La embajada incluía al jesuita Vota, que se suponía ayudaría a organizar una misión jesuita en Moscú. En 1684-1689, los jesuitas iniciaron una actividad activa en Moscú y comenzaron a influir en el favorito de la princesa Sofía, el príncipe Golitsin. En 1689, tras el ascenso al trono de Pedro I, los jesuitas fueron expulsados de Rusia. A finales del siglo XVII, se les permitió nuevamente establecerse en Moscú, donde fundaron una escuela a la que asistían los hijos de varios nobles (Golitsins, Naryshkins, Apraksins, Dolgorukies, Golovkins, Musins-Pushkins, Kurakins).

Después de la primera partición de la Commonwealth, los jesuitas reaparecieron en Rusia, ya que sus organizaciones existían en el territorio de Bielorrusia y Ucrania, que pasaron a formar parte del Imperio Ruso. Alrededor de 20 organizaciones jesuitas quedaron bajo el dominio ruso: 4 colegios (collegiums) - en Dinaburg, Vitebsk, Polotsk y Orsha, 2 residencias - en Mogilev y Mstislavl y 14 misiones; más de 200 jesuitas (97 sacerdotes, unos 50 estudiantes y 55 coadjutores). Las propiedades de los jesuitas se estimaban en 20 millones de zlotys. La emperatriz Catalina II decidió dejar a los jesuitas en Rusia con la condición de que prestaran juramento a la emperatriz.

En 1773, el Papa Clemente XIV emitió una bula sobre la disolución de la orden de los jesuitas y el cese de su existencia. La emperatriz Catalina II se negó a reconocerla y permitió que los jesuitas mantuvieran su organización y posesiones en el territorio del Imperio ruso. A finales del siglo XVIII, Rusia se convirtió en el único estado donde los jesuitas recibieron el derecho de operar. En 1779, a pesar de las protestas del Papa, se abrió un noviciado (institución educativa) jesuita en Polotsk.

En 1800, el emperador Pablo I encomendó a los jesuitas actividades educativas en las provincias occidentales de Rusia, colocándolos al frente de la Academia de Vilna. El favorito de Pablo I era el jesuita vienés Gruber (desde 1802, general de la orden de los jesuitas), quien habló repetidamente con el emperador sobre la unificación de iglesias.

En 1812, por iniciativa de Alejandro I, el Colegio de Jesuitas de Polotsk se transformó en una academia, recibió los derechos de universidad y la dirección de todas las escuelas jesuitas de Bielorrusia. Durante el reinado del emperador Alejandro I, los jesuitas lanzaron una amplia actividad misionera en Rusia. Se establecieron misiones jesuitas en Astracán, Odessa y Siberia. En 1814-1815, las conversiones al catolicismo se hicieron más frecuentes, especialmente después de la restauración oficial de la orden en 1814, y se intensificaron las protestas del clero ortodoxo contra las actividades de los jesuitas en Rusia.

La abolición de la orden duró cuarenta años. Se cerraron colegios, misiones, se paralizaron diversas empresas. Los jesuitas estaban adscritos al clero parroquial (el clero como una clase especial de la Iglesia, distinta de los laicos). Sin embargo, por diversas razones, la Sociedad siguió existiendo en algunos países: en China y la India, donde se conservaron varias misiones, en Prusia y, sobre todo, en Rusia, donde Catalina II se negó a publicar el decreto del Papa. La Sociedad Jesuita hizo muchos esfuerzos en el territorio del Imperio Ruso para poder seguir existiendo y funcionando.

La Sociedad se restableció en 1814. Los colegios están experimentando un nuevo florecimiento. En las condiciones de la “revolución industrial”, se intensifica el trabajo en el campo de la educación técnica. Cuando a finales del siglo XIX aparecen movimientos laicos, los jesuitas participan en su dirección.

Cómo la orden de los jesuitas cambió el mundo

Continúa la actividad intelectual, entre otras cosas, se crean nuevas publicaciones periódicas. En particular, cabe destacar la revista francesa "Etudes", fundada en 1856 por el padre Ivan Xavier Gagarin. Se están creando centros públicos de investigación para estudiar nuevos fenómenos sociales e influir en ellos.

En 1903, los jesuitas formaron la organización Action Populaire para ayudar a cambiar las estructuras sociales e internacionales y ayudar a las masas trabajadoras y campesinas en su desarrollo colectivo. Muchos jesuitas también se dedican a la investigación fundamental en las ciencias naturales, que están experimentando su auge en el siglo XX. De estos científicos, el paleontólogo más famoso es Pierre Teilhard de Chardin. Los jesuitas también trabajan en el mundo de la comunicación de masas. Por cierto, trabajan en Radio Vaticano desde su fundación hasta la actualidad.

La Segunda Guerra Mundial se convirtió para la Compañía, así como para el mundo entero, en un período de transición. En el período de posguerra surgen nuevos comienzos. Los jesuitas se implican en la creación de una "misión de trabajo": los sacerdotes trabajan en una fábrica para compartir las condiciones en las que viven los trabajadores y hacer que la Iglesia esté presente donde no estaba. La sociedad ha llegado a la necesidad de modificar su modo de actividad. En 1965 se convocó la 31ª Congregación General, que eligió un nuevo General, el Padre Pedro Arrupe, y pensó en algunos de los cambios necesarios. Diez años después, el Padre Pedro Arrupe decide convocar la 32ª Congregación General para pensar más profundamente sobre la misión de la Compañía en el mundo actual. Esta Congregación, habiendo afirmado en sus decretos la suma importancia de la misión del "servicio de la fe", se propuso otra tarea: la participación de la Orden en la lucha por la justicia en el mundo. Y antes, muchos miembros de la Compañía de Jesús, como si fueran más allá de los límites habituales de su ya versátil vocación, fueron incluidos en diversas esferas de la actividad pública para establecer un orden social más justo y proteger los derechos humanos. Pero lo que en el pasado se consideraba obra de miembros individuales, ahora, tras los decretos oficiales de la Congregación, se ha convertido en misión eclesiástica de la Orden junto con la misión de luchar contra el ateísmo. Por ello, el IV Decreto adoptado por esta Congregación lleva el título: "Nuestra misión hoy: el servicio de la fe y la promoción de la justicia".

Cómo la orden de los jesuitas cambió el mundo

Y hoy, la actividad de los jesuitas no se limita a ningún campo en particular, aunque se da prioridad a las actividades pedagógicas en todos los niveles. Además, predican, dirigen instituciones espirituales y la vida parroquial, se dedican a la labor misionera en el país y en el extranjero, a la investigación científica, a la publicación de periódicos dirigidos al público en general y de revistas religiosas especiales, a actividades de radio y televisión, y también trabajan en el sector agrícola. y escuelas técnicas establecidas por la orden. Por primera vez en la historia de la Iglesia, una orden religiosa combinó en su ministerio dos misiones: la defensa de la fe y la defensa de la dignidad humana en todas partes del mundo, entre todos los pueblos, independientemente de religión, cultura, sistema político. , carrera.

La misteriosa y ambigua historia de los jesuitas. La orden, que comenzó con diez personas, basada en la "pobreza evangélica" y "el regreso al seno de la iglesia de los apóstatas" cambió el curso de la historia. Sí, hubo intrigas en las cortes, pero se utilizó el lema "El fin justifica los medios", y los protestantes fueron herejes durante mucho tiempo. Pero... no sólo construyeron un sistema educativo, crearon publicaciones periódicas, trabajaron en diversos medios, sino que llevaron y siguen llevando valores cristianos. Y al mismo tiempo sentarlos en la base de la vida de los niños. Los jesuitas, como misioneros, llegaron a lugares donde durante mucho tiempo nadie más que ellos de los cristianos llegaba. Sí, tenían una centralización estricta y una subordinación total e incondicional, pero tenían una idea y un objetivo. No tenían miedo de los cambios que se producían a su alrededor, la “sociedad de Jesús” también estaba cambiando entonces, los cambios de la segunda mitad del siglo XX lo demuestran especialmente.

¿Realmente no tenemos nada que aprender de ellos? Ahora mismo, cuando los “agentes de influencia” de las ideas de homosexualidad, permisividad y tolerancia penetran en el sistema educativo, los periódicos, las revistas, la televisión, el cine y la literatura, cuando disparan en escuelas estadounidenses, y los adolescentes eslavos pueden fácilmente prender fuego a una transeúnte sobre el “fuego eterno”. ¿Y no haremos nada? No iremos a las escuelas, no escribiremos libros, no educaremos a aquellos que podrían simplemente estar en su lugar (en la escuela, en la universidad, en Hollywood, en el parlamento) y hacer lo suyo, sin “flexionar bajo un cambiando el mundo"?

Publicar artículo de noticias

Artículos Recientes

8 mitos en los que creían los niños de los 80
8 mitos en los que creían los niños de los 80

Hoy en día, ni siquiera el escolar más ingenuo creerá que por un rublo de aniversario se puede conseguir un coche nuevo, y un ...

12 estrellas mundiales que resultaron ser más cortas de lo que pensabas
12 estrellas mundiales que resultaron ser más cortas de lo ...

Sucedió que las celebridades en nuestra opinión son altas, atléticas y hermosas. Pero esto no siempre corresponde a la realidad ...

35 fotos divertidas de animales. Para aquellos que necesitan una cura para la negatividad
35 fotos divertidas de animales. Para aquellos que necesitan ...

< p>¡Oh, estos animales! Pueden hacer de todo, y confortar, y burlarse, y burlarse, y participar en una sesión de fotos Therefore ...