Viagra, sacarina y otros "errores científicos" que inesperadamente resultaron ser descubrimientos revolucionarios

Viagra, sacarina y otros "errores científicos" que inesperadamente resultaron ser descubrimientos revolucionarios

Categorias: Ciencias

Muchos grandes descubrimientos que cambiaron el mundo para siempre fueron hechos completamente por accidente. Por lo tanto, habiendo establecido un objetivo claro para usted, pero habiendo recibido un resultado inesperado, no se apresure a decepcionarse. Es muy posible que hayas hecho un descubrimiento que superará la idea original y te ayudará a entrar en la historia.

Viagra, sacarina y otros "errores científicos" que inesperadamente resultaron ser descubrimientos revolucionarios

Hasta mediados del siglo XIX, solo las personas muy ricas podían permitirse ropa de colores brillantes. Todos los tintes utilizados por el hombre eran de origen natural y eran difíciles de producir y muy inestables.

Viagra, sacarina y otros "errores científicos" que inesperadamente resultaron ser descubrimientos revolucionarios

Una revolución en el mundo de los tintes ocurrió inesperadamente en 1856. August Wilhelm Hoffmann, profesor del British Royal College of Chemistry, encargó a William Henry Perkin, uno de sus mejores estudiantes, que investigara una nueva sustancia aislada del alquitrán de hulla. Anilina, que era el nombre de la nueva sustancia, Hoffman quería convertir en quinina, indispensable en las colonias británicas afectadas por la malaria.

El polvo negro obtenido de la resina fue colocado por un estudiante de química Perkin en agua y para su sorpresa vio cómo el líquido se volvió azul brillante ante sus ojos. Los experimentos con telas han demostrado que el tinte resultante colorea perfectamente los materiales de seda y algodón.

Viagra, sacarina y otros "errores científicos" que inesperadamente resultaron ser descubrimientos revolucionarios

William Perkin nombró al tinte movein, dejó la universidad y abrió la primera fábrica del mundo para la producción de tintes sintéticos, lo que lo convirtió en un hombre muy rico. Un poco más tarde, el alquitrán de hulla se utilizó para producir tintes de otros colores, lo que paralizó significativamente el negocio de los fabricantes de tintes naturales.

El químico Konstantin Falberg de la Universidad Americana Johns Hopkins, en 1879 estudió betún de petróleo. Una noche, el científico corrió a casa y salió del laboratorio, olvidándose de lavarse las manos. En casa, después de haber comenzado la cena, Falberg se sorprendió al notar que todo lo que tocaba adquiría un sabor dulce enfermizo.

Viagra, sacarina y otros "errores científicos" que inesperadamente resultaron ser descubrimientos revolucionarios

Al regresar al laboratorio de la universidad, el químico comenzó a examinar las retortas utilizadas en los experimentos el día anterior, y encontró que una mezcla de amoníaco, cloruro de fósforo y ácido orto-sulfobenzoico resultó ser dulce. Falberg nombró a su descubrimiento sacarina y un mes más tarde, en colaboración con su supervisor, el profesor Ira Remsen, presentó un informe sobre la síntesis de una nueva sustancia a la comunidad científica.

Este descubrimiento no causó una impresión especial en el mundo científico y su importancia fue apreciada solo cuando Falberg abrió una empresa para la producción de azúcar sintético. La sustancia rápidamente se hizo popular: los médicos la recetaron para las migrañas, y en 1907 la sacarina comenzó a usarse como sustituto del azúcar en productos para diabéticos.

El 8 de noviembre de 1895, el físico Wilhelm Conrad Roentgen se quedó hasta tarde en su laboratorio. Al salir, el científico notó que la pantalla de cianuro de bario, que utilizó en experimentos con tubos de cátodo, brilla en la oscuridad. Rayos X notó que olvidó apagar uno de los tubos. Después de apagar el cátodo ubicado detrás de la pantalla, el brillo desapareció.

Viagra, sacarina y otros "errores científicos" que inesperadamente resultaron ser descubrimientos revolucionarios

El físico se interesó en el fenómeno, y comenzó a colocar varias sustancias y objetos frente al tubo para averiguar si reflejan los rayos o pasan a través de ellos. Colocó una radiografía y su mano frente a la pantalla, recibiendo su imagen translúcida en la pantalla. Colocando una placa fotográfica detrás de la extremidad, el inventor recibió una radiografía.

El primer resultado visual de la obra fue la imagen de la mano de la esposa del físico. El científico lo presentó en conferencias y congresos celebrados en diferentes países del mundo. En 1901, Wilhelm Conrad Roentgen fue galardonado con el Premio Nobel, y su descubrimiento es considerado uno de los más significativos en la historia de la medicina.

En 1922, un bacteriólogo del Reino Unido, Alexander Fleming, durante un resfriado, colocó moco de su nariz en una placa de Petri, donde se encontró un cultivo de Micrococcus lysodeicticus. Después de un par de días, el científico se acordó de la taza y decidió lavarla, pero se sorprendió al notar que el moco destruyó algunas de las bacterias. Así que descubrieron la lisozima, una sustancia antibacteriana producida por el cuerpo humano.

Viagra, sacarina y otros "errores científicos" que inesperadamente resultaron ser descubrimientos revolucionarios

En 1928, Fleming también accidentalmente hizo otro descubrimiento. Cuando regresó al laboratorio de vacaciones, vio que una de las placas con un cultivo de estafilococos que había olvidado en la mesa estaba cubierta de moho. Después de un examen más detallado, el bacteriólogo vio que el moho, o más bien el hongo Penicillium notatum, destruyó completamente las bacterias en la placa. Así es como se descubrió la penicilina, que todavía salva a millones de personas en todo el mundo cada año.

A pesar de todos los éxitos de la ciencia médica, una enfermedad como la disfunción eréctil permaneció invicta incluso a finales del siglo XX. El problema fue resuelto por científicos de la compañía farmacéutica alemana Pfizer, que se dedicaron al desarrollo de un medicamento para la angina de pecho. Los ataques de esta enfermedad empeoran el suministro de oxígeno al corazón, por lo que fue necesario encontrar un medicamento que dilate los vasos sanguíneos.

Viagra, sacarina y otros "errores científicos" que inesperadamente resultaron ser descubrimientos revolucionarios

La muestra experimental UK-92480 engañó repetidamente las esperanzas de los farmacéuticos, sin dar el efecto necesario. Además, después de tomar la medicación, muchos voluntarios se quejaron de dolor muscular. Otro efecto secundario, que no se notó al principio, fue una mejora en las erecciones en los pacientes. Además, la fuerza de algunos hombres volvió después de un largo descanso.

Nuevos ensayos clínicos con 3 mil voluntarios diseñados para estudiar este efecto resultaron ser mucho más exitosos que los primeros, y en 1998 apareció el primer "Viagra" en farmacias de todo el mundo.

Artículos Recientes

En Minsk, todos los autos MINI se limpiaron de nieve por la noche. ¿Quién lo hizo y por qué?
En Minsk, todos los autos MINI se limpiaron de nieve por la ...

En la mañana del 5 de marzo, los propietarios de automóviles MINI en diferentes distritos de Minsk encontraron sus automóviles ...

Papás ​​de vacaciones: 20 fotos divertidas
Papás ​​de vacaciones: 20 fotos divertidas

¡Ser papá no es tarea fácil! Después de todo, es este rol el que esconde muchas responsabilidades difíciles. Los padres se ven ...

Cómo el invierno convierte los coches en obras de arte
Cómo el invierno convierte los coches en obras de arte

A veces la naturaleza sorprende a las personas con sus paisajes. En este caso, los autos sirvieron como lienzo para obras maestras. ...