Una asombrosa historia de supervivencia en la taiga o la epopeya forestal de la estudiante Natalia Kosorukova

Una asombrosa historia de supervivencia en la taiga o la epopeya forestal de la estudiante Natalia Kosorukova

Categorias: Historia | Naturaleza

Los especialistas experimentados en taiga dicen que una persona común y corriente sin suministros ni equipo puede sobrevivir en la taiga en verano no más de dos semanas. Pero hay excepciones, como lo demostró un estudiante de Moscú en 1981. Natalya Kosorukova, de 17 años, pasó 25 días en la taiga y no sólo sobrevivió, sino que tampoco sufrió ningún daño significativo a su salud. Es cierto que hubo un matiz que enfureció a los rescatistas cuando descubrieron a la mujer desaparecida.

Una asombrosa historia de supervivencia en la taiga o la epopeya forestal de la estudiante Natalia Kosorukova

Natalya Kosorukova, estudiante de la escuela de prospección geológica de la capital, fue enviada a practicar en la expedición Amaka a Yakutia en junio de 1981. La niña terminó en el destacamento del famoso geólogo Eric Alekseev. El director estaba satisfecho con la becaria: en sus diarios la describió como una becaria competente y disciplinada. Natasha se acostumbró rápidamente al equipo y comenzó a trabajar en igualdad de condiciones con todos los demás.

Una asombrosa historia de supervivencia en la taiga o la epopeya forestal de la estudiante Natalia Kosorukova

Pero la mañana del 15 de junio de 1981, Natasha no estaba en el campo. Esto no era nada propio de ella, porque la niña era muy responsable con su trabajo. Ella no se presentó a almorzar y por la noche quedó claro para todos que había ocurrido una emergencia. Comenzaron a buscar a la mujer desaparecida, peinando los alrededores del campamento con gritos y disparos.

Hubo muchas versiones sobre la desaparición del aprendiz. Alguien sugirió que la niña abandonó el campamento y fue víctima de una fiera salvaje. Tampoco descartaron la posibilidad de que Natasha se sintiera ofendida por alguien del plantel y se fuera. Es cierto que nadie recordaba que la chica se hubiera peleado con nadie o que simplemente hubiera discutido.

El jefe de la expedición, Krivonos, informó al cuartel general de la situación actual. Allí se organizaron equipos de búsqueda, que incluían tanto a geólogos experimentados como a estudiantes en prácticas. En la búsqueda intervinieron equipos todo terreno y varios helicópteros. Varios barcos empezaron a navegar por el río Vilyui. De ellos examinaron cuidadosamente ambos bancos.

Una asombrosa historia de supervivencia en la taiga o la epopeya forestal de la estudiante Natalia Kosorukova

Todos conocían bien las reglas de supervivencia en la taiga. Decía que una persona perdida debía buscar un río o arroyo. Avanzando río abajo, una persona, tarde o temprano, se revelará ante la gente. Pero lo principal es que se le garantizará el suministro de agua. Por lo tanto, buscaron a Kosorukova, en primer lugar, cerca de cuerpos de agua. Pero no se encontraron rastros del estudiante desaparecido cerca de ríos y arroyos.

La búsqueda fue difícil. Llovía constantemente, lo que destruyó todos los rastros e interfirió con el rastreo del bosque. La moral del pueblo tampoco era importante. Todos sabían que cada día las posibilidades de encontrar una niña disminuían. Durante el aterrizaje del helicóptero, uno de los trabajadores que participaba en la búsqueda fue alcanzado por una hélice y falleció.

Una asombrosa historia de supervivencia en la taiga o la epopeya forestal de la estudiante Natalia Kosorukova

La situación era desfavorable para todos. Los líderes de la expedición entendieron que si no encontraban a Kosorukova, todos enfrentarían juicio y penas de prisión. Los padres de Natalya llamaban al destacamento todos los días, con la esperanza de recibir al menos alguna noticia. Pero no tenían absolutamente nada que decir.

La primera esperanza apareció recién el 3 de julio. Se encontraron señales de presencia humana en las orillas de uno de los ríos. Resultó que el estudiante se movía en dirección opuesta al campamento. Las huellas eran viejas, habían pasado varios días desde el paso de la persona. Pero el jefe de la expedición, Krivonos, y el líder del destacamento, Alekseev, no perdieron la esperanza.

Una asombrosa historia de supervivencia en la taiga o la epopeya forestal de la estudiante Natalia Kosorukova

Y ocurrió un milagro: cuando nadie creía que la niña estuviera viva, se encontraron huellas completamente nuevas cerca del arroyo Khoronokh. Todos los equipos de búsqueda se desplegaron inmediatamente en la zona. El 10 de julio, 25 días después de su desaparición, Natalya Kosorukova fue encontrada a 75 kilómetros del campo. Más tarde resultó que, dada la curvatura de la ruta de la niña, en 25 días caminó unos 200 km a través de la taiga.

Para sorpresa de todos, la niña se encontraba completamente sana y ni siquiera parecía agotada. Al comienzo del viaje, Kosorukova llevaba consigo una pequeña provisión de galletas saladas, cerillas y una lupa, que también puede utilizarse para encender un fuego. Pero las cerillas se mojaron bajo la lluvia y Natalia no sabía usar la lupa. Por eso, todo el tiempo comía galletas saladas y bayas que se encontraban en la taiga. La niña celebró su 18 cumpleaños sola en la espesura.

Natalya fue llevada en helicóptero al pueblo de Nyurbu, donde fue recibida por una alegre multitud de residentes locales. El estudiante fue enviado al hospital para ser examinado. Pero al día siguiente se negó a ser hospitalizada, diciendo que no necesitaba ayuda. Los líderes de Natasha comenzaron a descubrir por qué la niña no seguía las reglas y no se movía a lo largo de ríos y arroyos, sino de manera caótica.

Una asombrosa historia de supervivencia en la taiga o la epopeya forestal de la estudiante Natalia Kosorukova

Todo resultó ser muy simple: Kosorukova no conocía las reglas de supervivencia en la taiga. Durante las sesiones informativas tenía la cabeza en las nubes y se perdía todo lo más importante. A pesar del desconocimiento, la niña decidió salir sola con la gente, sin depender de ayuda. Antes de ser enviado a casa, el aprendiz hizo una confesión que indignó a todos.

Dijo que al comienzo de la búsqueda vio helicópteros varias veces, pero se escondió deliberadamente de ellos. La niña quería resolver el problema ella misma y tenía miedo de asumir la responsabilidad por sus acciones. Esta mezcla de orgullo, estupidez y miedo costó la vida a un hombre y paralizó el trabajo de cientos de personas durante casi un mes. Sí, nunca anunció los motivos de la salida de la niña del campamento.

Una asombrosa historia de supervivencia en la taiga o la epopeya forestal de la estudiante Natalia Kosorukova

Natasha pidió no enviarla a Moscú y permitirle completar sus prácticas en la expedición. Pero sus líderes se mantuvieron firmes: definitivamente no había un lugar así para ella entre los geólogos. No se sabe nada sobre el futuro de Kosorukova. Es dudoso que después del incidente se le permitiera conectar su vida con la responsable y peligrosa profesión de geóloga.

Publicar artículo de noticias

Artículos Recientes

22 cosas interesantes que la gente encontró en casas antiguas
22 cosas interesantes que la gente encontró en casas antiguas

Durante la renovación de casas, y especialmente las antiguas, puede hacer muchos hallazgos interesantes. Estas casas guardan ...

15 increíbles esculturas a lápiz
15 increíbles esculturas a lápiz

El artista y escultor húngaro bajo el apodo de cerkahegyzo crea increíbles mini-esculturas con un solo lápiz. Este es su hobby y ...

La fórmula de la salvación, o lo que es "Halo"
La fórmula de la salvación, o lo que es "Halo"

A pesar de que los coches de Fórmula 1 son cada vez más rápidos y potentes, sus pilotos ya no se ponen en peligro como hace 20 o ...