"La maldición" de Amadeo Modigliani

"La maldición" de Amadeo Modigliani

Categorias: Cultura | Historia

La memoria del artista italiano Amadeo Modigliani está impresa en su extraño apodo Modi (del francés maudit — "maldito"), a la vez diminutivo y profético. Todo lo que Modigliani recibió después de su trágica muerte, le faltó mucho durante su vida: éxito, fama, aclamación de la crítica.

Tratemos de contar la historia del artista, teniendo en cuenta, sin embargo, que la última página de su biografía se cerró con una muerte trágica y temprana.

"La maldición" de Amadeo Modigliani

"La maldición" de Amadeo Modigliani

Amadeo Modigliani nació en la ciudad italiana de Livorno en 1884. Una placa conmemorativa cuelga ahora en la casa que una vez perteneció a la familia Modigliani. Un papel importante en la vida de Amadeo lo desempeñó su madre Eugenia Garsen. Ella recuerda que su hijo expresó por primera vez su deseo de convertirse en artista a la edad de 14 años, al borde de la vida o la muerte, en un peligroso ataque de fiebre tifoidea: "Y de repente, un deseo subconsciente expresado en delirio. Nunca antes había hablado de lo que podría haberle parecido un sueño imposible."(En la foto — la madre de la artista Evgenia Garsen.)Una enfermedad grave fue el impulso para el despertar de un maravilloso don artístico. Evgenia le prometió a su hijo que invitaría a un profesor de arte tan pronto como se recuperara. Y extrañamente, el paciente comenzó a recuperarse muy rápidamente. "No hace más que pintar con un fervor extraordinario que me sorprende y deleita... Su maestro está muy contento con él", escribe Evgenia unos meses después de que Amadeo comenzara a tomar clases de pintura.

El material fue preparado con el apoyo del Centro para la Promoción y el Desarrollo de la Creatividad de Personas que Padecen Trastornos Mentales, Daria Evseeva.

"La maldición" de Amadeo Modigliani

Amadeo Modigliani nació en la ciudad italiana de Livorno en 1884. Una placa conmemorativa cuelga ahora en la casa que una vez perteneció a la familia Modigliani.

"La maldición" de Amadeo Modigliani

Un papel importante en la vida de Amadeo lo desempeñó su madre Eugenia Garsen. Ella recuerda que su hijo expresó por primera vez su deseo de convertirse en artista a la edad de 14 años, al borde de la vida o la muerte, en un peligroso ataque de fiebre tifoidea: "Y de repente, un deseo subconsciente expresado en delirio. Nunca antes había hablado de lo que podría haberle parecido un sueño imposible."(En la foto — la madre de la artista Evgenia Garsen.)

"La maldición" de Amadeo Modigliani

Una enfermedad grave fue el impulso para el despertar de un maravilloso don artístico. Evgenia le prometió a su hijo que invitaría a un profesor de arte tan pronto como se recuperara. Y extrañamente, el paciente comenzó a recuperarse muy rápidamente.

"La maldición" de Amadeo Modigliani

"No hace más que pintar con un fervor extraordinario que me sorprende y deleita... Su maestro está muy contento con él", escribe Evgenia unos meses después de que Amadeo comenzara a tomar clases de pintura.

"La maldición" de Amadeo Modigliani

A la edad de 17 años, Amadeo Modigliani se inscribió en la "Academia Libre de Pintura Desnuda" en Florencia. Para los habitantes bien intencionados de esa época, la academia parecía un refugio de pereza y ociosidad, pero al futuro artista le importaban poco las opiniones de los demás. (En la foto hay una vista de la catedral de Santa Maria del Fiore, Florencia.)

"La maldición" de Amadeo Modigliani

Un año más tarde , Modi va a Venecia, donde continúa sus estudios de pintura. Allí conoce al artista chileno Manuel Ortiz de Zárate, quien permaneció entre los amigos leales de Amadeo hasta el último día. (En la foto hay un retrato a lápiz de Manuel Ortiz de Zárate, realizado por Amadeo Modigliani.)

"La maldición" de Amadeo Modigliani

Antes de venir a Venecia, Manuel vivió durante mucho tiempo en París. Fue él quien le contó a Amadeo sobre las tentaciones de la capital francesa, sobre la extraordinaria libertad de la sociedad allí, la atmósfera de Montmartre, las nuevas tendencias artísticas, la gracia elegante de las calles, la comodidad de los cafés y la ligereza ilusoria de la existencia parisina.

"La maldición" de Amadeo Modigliani

Amadeo Modigliani se fue a París un fresco día de enero de 1906. Este viaje fue doloroso y contradictorio para él: por un lado, un dulce momento de cumplimiento del deseo y, por otro, un sentimiento de ruptura y separación con el pasado.

"La maldición" de Amadeo Modigliani

Modi hablaba francés a la perfección, un idioma que su madre le había enseñado de niño. Estaba vestido con elegancia, tal vez incluso algo pomposo y claramente disonante con la imagen del artista. Amadeo votó, llamó a un coche, cargó su equipaje y le dio la dirección del hotel en el mismo centro. Al principio, vestía un elegante traje negro, cuidadosamente ajustado a la figura, debajo de la chaqueta, una camisa blanca y corbata. El atuendo se completó con un bastón, que interfería constantemente, Modigliani lo giraba torpemente en sus manos o lo llevaba debajo del brazo.

"La maldición" de Amadeo Modigliani

Durante las dos primeras semanas de su estancia en París, Modigliani cambió constantemente de hotel, mudándose de un lugar a otro (lo que parece haber sido un signo de profunda preocupación), hasta que finalmente se instaló en la colina de Montmartre, un famoso hábitat de artistas. La colina era verde con huertas y viñedos y gris con cuarteles y molinos de viento, aquí reinaba una forma de vida rústica. (En la foto está Montmartre, 1907.)

"La maldición" de Amadeo Modigliani

Si la afirmación es cierta de que "realmente solo posees el dinero que gastas", entonces Modigliani era un hombre rico incluso en la pobreza. Inmediatamente sopló todo lo que tenía al viento. Tal desperdicio irreflexivo de fondos dio lugar a rumores sobre su prosperidad, pero estas conversaciones rápidamente se anularon. La supuesta riqueza resultó ser solo un pequeño ahorro de su madre.

"La maldición" de Amadeo Modigliani

Como era costumbre en esa época, casi todos los artistas de Montmartre se encontraban en un estado de pobreza. Llevaban una vida caótica y caótica, pero Amadeo se destacó incluso en su contexto: constantemente se metía en problemas y rasguños, y su figura comenzó a adquirir un halo de leyendas durante su vida. En pocos meses de vida parisina, Modigliani pasó de ser un joven modesto a uno de los alcohólicos más famosos de Montmartre.

"La maldición" de Amadeo Modigliani

Contaron, por ejemplo, cómo una noche Modigliani apareció borracho en el cabaret "Nimble Rabbit" (uno de los lugares de reunión favoritos de los bohemios artísticos de la época) y provocó una pelea general, durante la cual se rompieron los platos. A partir de ese momento, el propietario del establecimiento ya no dejó que Modi pisara el umbral. (La foto muestra el cabaret "Conejo Ágil".)

"La maldición" de Amadeo Modigliani

La forma de beber de Amadeo Modigliani negaba cualquier ritual, bebía apresuradamente, en grandes sorbos, sin sentir ningún placer por lo que bebía. En poco tiempo se volvió adicto a la absenta. Parece que el alcohol ayudó al artista a superar su timidez natural, que el intoxicado Amadeo trató de ocultar bajo la máscara de un descarado insolente.

"La maldición" de Amadeo Modigliani

La adicción mutua al alcohol y el consumo conjunto de alcohol contribuyeron al establecimiento de una relación de confianza entre Amadeo Modigliani y su amigo artista Maurice Utrillo. "Fue triste verlos abrazados en una especie de equilibrio inestable, uno apenas de pie, el otro también está a punto de dar un salto mortal", recordó el crítico de arte Andre Varno. Picasso comentó una vez secamente al ver a dos amigos: "Al lado de Utrillo, Modigliani ya está borracho."(En la foto está Maurice Utrillo.)

"La maldición" de Amadeo Modigliani

A finales de 1907, Amadeo Modigliani conoció a su primer verdadero filántropo, Paul Alexander, un joven médico que solo era tres años mayor que él. Paul hizo que el artista sintiera que apreciaba su talento, se calmó, mitigó las consecuencias negativas de muchas de sus travesuras, ayudó mucho al proporcionarle a Modigliani un espacio para trabajar, compró pinturas y dibujos, negoció con modelos. (En la foto hay un retrato de Paul Alexander de Amadeo Modigliani.)

"La maldición" de Amadeo Modigliani

Con el estallido de la Primera Guerra Mundial, la vida en París cambió, muchos artistas no se mantuvieron alejados de la movilización general. Amadeo Modigliani, que se proclamaba socialista y opositor a la guerra, anhelaba llegar al frente, pero fue rechazado por un médico militar que se negó a reconocerlo apto para el servicio debido a su mala salud. El orgullo italiano de Modigliani se vio afectado y reaccionó de la manera habitual: comenzó a consumir aún más alcohol y hachís. (En la foto, París, 1915.)

"La maldición" de Amadeo Modigliani

Modigliani entendió que el sentimiento que más a menudo inspiraba en las personas era, en el mejor de los casos, compasión y, en el peor, rechazo y disgusto, pero no podía evitarlo. Las personas que lo rodeaban ya estaban tan acostumbradas a su imagen de borracho, apenas capaz de ponerse de pie y dispuesto a intercambiar sus dibujos a cambio de una copa de vino, que Amadeo lo hizo, demostrando lo que se llama "comportamiento esperado" en psicología.

"La maldición" de Amadeo Modigliani

En febrero de 1917, Modigliani conoció a Jeanne Ebutern, una mujer que compartió su destino por un corto tiempo, permaneciendo cerca del final. La artista en ese momento tenía treinta y tres años, Jeanne tenía diecinueve. (En la foto — Jeanne Ebutern.)

"La maldición" de Amadeo Modigliani

Las memorias de los contemporáneos arrojan algo de luz sobre la naturaleza de la relación entre Juana y Amadeo: "Borracho, se sienta en un banco, sin saber qué hacer, a dónde ir. Jeanne aparece desde el Boulevard Montparnasse. Lleva un abrigo y una bufanda abrigada en las manos. Después de mirar ansiosamente a su alrededor, finalmente lo notó, se sentó a su lado y le ató una bufanda al cuello; después de todo, tiene tos y fiebre alta. Maudie está en silencio, rodeándose los hombros con el brazo, y se congelan en esta posición durante mucho tiempo, aferrándose el uno al otro y sin decir una palabra. Luego, aún abrazados, se van juntos a casa."(En la foto hay un retrato de Jeanne Ebutern de Amadeo Modigliani.)

"La maldición" de Amadeo Modigliani

Leopold Zborowski, que en ese momento era mecenas de Amadeo Modigliani, estaba muy satisfecho con la aparición de Jeanne en la vida de Modi y esperaba que ella tuviera una influencia positiva en él, lo hiciera cuidar su salud y abandonar los malos hábitos. Esta esperanza, sin embargo, resultó inútil. (En la foto hay un retrato de Leopold Zborowski de Amadeo Modigliani.)

"La maldición" de Amadeo Modigliani

A fines del otoño de 1917, la propietaria de la prestigiosa galería Bertha Weil anunció que organizaría la primera exposición individual de Modigliani. Queriendo atraer visitantes, Leopold Zborowski exhibió un par de desnudos, lo que dio un efecto instantáneo que superó las expectativas más salvajes del mecenas. Mucha gente se apiñó alrededor de la ventana, se escucharon gritos de indignación, alguien con bromas grasientas comenzó a comentar lo que vieron.

"La maldición" de Amadeo Modigliani

La galería donde se llevó a cabo esta primera exposición individual de Modigliani se ubicó sin éxito cerca de la estación de policía. La conmoción que surgió atrajo la atención del comisionado, quien envió a ver qué estaba pasando y, como resultado de esta redada, ordenó al propietario de la galería que cerrara de inmediato la exposición.

"La maldición" de Amadeo Modigliani

Sin embargo, esta primera y última exposición de Modigliani en vida le sirvió bien a Amadeo. El escándalo que acompañó a su cierre se hizo ampliamente conocido en París, y el nombre del artista estaba en boca de todos. Los años de la guerra no contribuyeron al desarrollo del mercado del arte, por lo que esa publicidad involuntaria hizo su trabajo: se comenzaron a comprar pinturas de Modigliani.

"La maldición" de Amadeo Modigliani

El 29 de noviembre de 1918, Jeanne Ebutern dio a luz a una hija, ella, como su madre, se llamaba Jeanne. Amadeo estaba tan feliz que, después de salir del hospital, les contó a todos los que se interpusieron en su camino sobre el recién nacido. Luego decidí celebrar este evento en un bistró, y cuando llegué a la oficina para registrar el nacimiento de una niña, sus puertas estaban cerradas. (En la foto está Juana, hija de Amadeo Modigliani.)

"La maldición" de Amadeo Modigliani

Entonces, el último acto del drama. El 1 de enero de 1920, Leopold Zborowski, preocupado por la salud de Modigliani, lo encerró en su casa para que se quedara en cama. El artista exigió en voz alta ser liberado y finalmente corrió por la escalera de incendios. Pero tuvo que suceder que Maurice Utrillo, dado de alta de un hospital psiquiátrico, se encontrara con Modigliani. Alegría, abrazos, una fiesta tormentosa, que comenzó en un bistró y continuó en casa de Amadeo, donde mientras tanto Juana, embarazada de su segundo hijo, vino.

"La maldición" de Amadeo Modigliani

Al día siguiente, Modigliani volvió a beber y vagó por las frías y desiertas calles hasta altas horas de la noche. Un grupo de amigos persuadió a Amadeo para que regresara a casa con Juana, pero él no quería escuchar nada, y luego comenzó a insultar a los demás, maldijo, gritó que no tenía amigos y que nunca los tuvo. Luego, de repente, se sentó en un banco de hielo e invitó a todos a seguir su ejemplo. Modi soñaba entonces con un muelle en el puerto de Livorno. El artista exhausto deliraba.

"La maldición" de Amadeo Modigliani

Recientemente, Modigliani se volvió cada vez más delirante: en su delirio, hablaba con personas imaginarias y veía dragones chinos en autos iluminados que aceleraban por el bulevar.

"La maldición" de Amadeo Modigliani

En esa fatídica noche, Modigliani regresó a casa en taxi y bajó con síntomas de neumonía, la fiebre más alta iba acompañada de un delirio continuo. El 22 de enero de 1920, Amadeo fue llevado al hospital para pobres e indigentes en estado inconsciente, donde murió la noche del 24 de enero. Los amigos recuerdan que las últimas palabras del artista fueron: "Tengo la inteligencia suficiente para entender que este es el final. Luego agregó: "Besé a mi esposa, estamos listos para la felicidad eterna."

"La maldición" de Amadeo Modigliani

El 25 de enero, acompañada de su padre, Jeanne Ebutern acudió al hospital para despedirse de Modigliani, y esa noche se suicidó saliendo por la ventana del dormitorio de la casa de sus padres. Jeanne estaba embarazada de nueve meses.

"La maldición" de Amadeo Modigliani

Si bien el funeral de Amadeo fue muy solemne, no se puede decir lo mismo del entierro de Juana. En vano, los amigos intentaron convencer a los padres de la niña de que enterraran a los jóvenes en la misma tumba. Esta propuesta fue completamente rechazada por los cónyuges de Ebutern.

"La maldición" de Amadeo Modigliani

Sin embargo, solo dos años después, los restos de Jeanne fueron trasladados a la tumba de Modi en el cementerio Pere Lachaise de París. La lápida guarda la última entrada del libro de sus vidas, realizada en italiano: "Amadeo Modigliani. Artista. Nació en Livorno el 12 de julio de 1884. Murió en París el 24 de enero de 1920. La muerte lo alcanzó en el umbral de la gloria.Jeanne Ebutern. Nació en París el 6 de abril de 1898. Murió en París el 25 de enero de 1920. La fiel compañera de Amadeo Modigliani, que sacrificó su vida por él."

Artículos Recientes

Pasteles de vesiga, la momia de ganso, Limpopo y más de 5 platos inusuales en Rusia
Pasteles de vesiga, la momia de ganso, Limpopo y más de 5 ...

Muchas personas piensan que para la degustación de platos exóticos que usted necesita para ir a Tailandia o Bolivia. Pero hay ...

8 hábitos que debes hacer todos los días para lucir más bella
8 hábitos que debes hacer todos los días para lucir más bella

Los hábitos, es decir, las pequeñas acciones que realizamos todos los días, determinan en gran medida cómo nos vemos. Como ...

La China de los años 80 es similar a la Unión Soviética como un hermano gemelo
La China de los años 80 es similar a la Unión Soviética ...

Para muchos de los que nacieron en Hong Kong en la década de 1960, la China continental de los años 70 y 80 estaba cerca y muy ...