El ladrón de arte Stefan Breitwieser y su increíble historia

El ladrón de arte Stefan Breitwieser y su increíble historia

Categorias: Cultura | Europa

Se sabe que los ladrones de museos son impulsados por una pasión por el lucro y es ella quien, al final, los destruye. La mayoría de los criminales especializados en obras de arte son capturados precisamente cuando intentan vender su botín único y costoso. Fue desinteresado, no típico de un ladrón, lo que ayudó a Stefan Breitwieser a robar obras maestras de valor incalculable durante muchos años y no llamar la atención de la policía.

El ladrón de arte Stefan Breitwieser y su increíble historia

Breitwieser cometió unos 200 robos atrevidos de museos europeos, durante los cuales 250 obras de arte y artefactos históricos se convirtieron en su presa. Stefan "trabajó" de 1995 a 2001, usando una manera simple, pero, como resultó, muy efectiva.

Junto con su novia Anna-Catherine Kleinklaus, llegó a un famoso museo o galería europea a plena luz del día y mientras la niña vigilaba a los guardias, simplemente escondió la cosa debajo de su ropa. Después de eso, la pareja abandonó la escena del crimen, subió al tren y regresó a casa.

El ladrón de arte Stefan Breitwieser y su increíble historia

Stefan Breitwieser nació en 1971 en Alsacia, en el noreste de Francia. Su padre trabajaba para una empresa comercial suiza, y su madre era una simple enfermera. A pesar de que nadie en la familia estaba conectado con el arte, a los Breitweathers les encantaban las cosas antiguas y elegantes, prefiriendo los artículos de interior y decoración del siglo XVIII. Stefan creció entre elegantes muebles antiguos, pinturas y libros raros, que de muchas maneras le dieron forma como persona.

Cuando el tipo cumplió 22 años, la familia de sus padres se separó: su padre los echó a ellos y a su madre de la casa y se vieron obligados a alquilar un pequeño apartamento con muebles estándar baratos de IKEA. Pero el deseo de lo bello, que sus padres dejaron en la infancia, no abandonó a Stefan, y para satisfacer su necesidad de admirar cosas exquisitas, comenzó a robar en mercados de pulgas, tiendas de antigüedades y museos.

El ladrón de arte Stefan Breitwieser y su increíble historia

Al mismo tiempo, Breitwieser conoció a Anna-Catherine Kleinklaus, que compartía la pasión de Stefan por lo bello. La pareja comenzó a vivir junta, y las exhibiciones robadas juntas fueron arrastradas a su "nido familiar". Los jóvenes delincuentes tenían sus propios principios estrictos: nunca entraban en museos en secreto y no recurrían a la violencia, por lo que creían que su conciencia estaba tranquila y que los valores simplemente se transferían a otro lugar para almacenarlos.

Stefan y Anna-Catherine llegaron al museo más cerca del almuerzo, cuando el número de visitantes es pequeño. Los jóvenes compraban boletos y se comportaban de manera educada y correcta. Caminando por los pasillos, la pareja descubrió cómo se colocaban los guardias, dónde se dirigían las cámaras y cómo salir del edificio lo antes posible sin despertar sospechas. Durante su actividad, los ladrones de museos han adquirido una valiosa experiencia criminal y han trabajado con claridad y armonía.

Más tarde, durante los interrogatorios policiales, Stefan dijo que le gustaban especialmente las salas de museos con pisos de parquet o tablones viejos que crujían bajo el peso de una persona. Gracias a este sonido, Brightweather y su compañero pudieron determinar no solo la dirección desde la que se acercaba el testigo no deseado, sino también la distancia hasta él.

El ladrón de arte Stefan Breitwieser y su increíble historia

También ayudó que durante sus años de estudiante, Breitwieser trabajó durante un par de meses como guardia de seguridad en el Museo Histórico de Mulhouse y estudió bien a los representantes de esta profesión. Según él, la mayoría del personal de seguridad absolutamente no presta atención a los valores protegidos, sino que mira a los visitantes todo el día. Gracias a esta característica, la pérdida de la obra maestra se descubrió demasiado tarde, cuando los secuestradores ya estaban lejos de la escena del crimen.

¿Qué hizo que Breitwieser robara objetos de gran valor material e histórico, si no ganancias? ¿Tal vez Stefan y su novia eran cleptómanos? Resulta que el secuestro no era un fin en sí mismo, sino solo una forma de obtener el objeto codiciado. El chico quería poseer con pasión grandes obras maestras y habiéndolas recibido, experimentó una alegría increíble. Según el criminal, al contemplar una imagen o una estatuilla, sintió algo así como un ataque al corazón por deleite.

Al mismo tiempo, Brightweather era extremadamente exigente y no tomaba todo lo que "estaba mal". El chico se sintió atraído por objetos de los siglos XVII-XVIII, que aparecieron antes de la Revolución industrial y se hicieron a mano de principio a fin. Estatuillas, tapices, pinturas, joyas, platos, libros, podría ser cualquier cosa, pero con una condición de que a Stefan y a su novia les gustara la cosa.

En una entrevista, el ladrón dijo a los periodistas que había tenido repetidamente la oportunidad de tomar posesión de cuadros de Rubens de valor incalculable, pero lo hizo porque, según él, las pinturas del artista eran grandes y religiosas.

Así es como Breitwieser explicó a la prensa su pasión por las obras maestras. Además, Stefan desconcertó a todos al admitir que cuando trajo a casa otra presa del museo, se sintió como si hubiera tomado un animal desafortunado del refugio y lo rodeó con cuidado.

El ladrón de arte Stefan Breitwieser y su increíble historia

Brightwieser trata a otros ladrones con profundo desprecio. Estaba indignado por los métodos de secuestro de museos, que practicaban los amantes de las ganancias. Stefan afirma que cortar imágenes de marcos es barbarie, y enrollarlas en un rollo es vandalismo.

Stefan y Anna-Catherine vivían en un pequeño apartamento propiedad de la madre de Breitwieser en el pequeño pueblo francés de Gerstheim, en la frontera con Alemania. Los jóvenes llamaron a su habitación "La cueva de Alí Babá" y esta broma no estaba lejos de la verdad.

En el centro de la habitación de Stefan y Anna-Catherine había una cama doble bajo un antiguo dosel de terciopelo rojo y dorado. Había estantes a lo largo de las paredes, en los que había filas de objetos de valor robados, entre los que había figuritas, platos de plata, relojes, libros y mucho más. La pareja consideraba las perlas de su "colección" un lujoso libro de oraciones del siglo XV y una caja de rapé de oro que una vez perteneció a Napoleón. Todas las paredes libres de estanterías estaban ocupadas por pinturas y grabados renacentistas, obras de Adrian van Ostade, Francois Boucher, Albrecht Durer.

El ladrón de arte Stefan Breitwieser y su increíble historia

Los jóvenes nunca trajeron amigos a casa, por lo que todo este esplendor estaba disponible solo para sus ojos. De acuerdo con estimaciones aproximadas, ¡había exhibits 1.4 mil millones en exhibiciones en la "cueva" de nobles ladrones! Pero, a pesar de la cautela, no había escapatoria al desenlace. Todo comenzó con el hecho de que Kleinklaus estaba cansado de la actividad criminal y cuando Breitwieser la llamó una vez más "a trabajar", la niña se negó.

Como resultado, Stefan comenzó a robarse a sí mismo y cada vez trabajaba de manera más grosera y audaz. Un día, un tipo sacó una figura de madera de la Virgen que le gustaba de una iglesia cercana, y otra vez robó un cuerno viejo del Museo suizo Richard Wagner, dejando sus huellas en el estrado.

El ladrón de arte Stefan Breitwieser y su increíble historia

El episodio con el clarín fue el último en la carrera de un exitoso ladrón de museos. Anna-Catherine exigió que Breitwieser regresara al museo y borrara las huellas. Stefan no se atrevió a entrar en el museo y su pasión fue destruir la evidencia. Sucedió el 20 de noviembre de 2001, como siempre durante el día. Mientras Kleinklaus se movía por la sala del museo, el dueño de las huellas vagaba por debajo de las ventanas y miraba hacia el interior. Al hacer esto, atrajo la atención de los vigilantes transeúntes, que reportaron al pequeño cajero sospechoso del museo, y reconoció al hombre como un visitante que había venido al museo el día anterior cuando le robaron la corneta.

Por supuesto, se llamó inmediatamente a la policía, que detuvo al ladrón desconcertado justo afuera del museo. Stefan no lo negó e inmediatamente confesó el robo de la fragua, pero al mismo tiempo dijo que había llegado solo a Suiza y que había tomado el objeto antiguo como recuerdo, sin saber su verdadero valor. En la confusión causada por el arresto del ladrón, Kleinklaus pudo dejar el museo sin ser visto y volver a su casa en Francia.

El arresto resultó ser un duro golpe para Stefan, pero se tomó la noticia aún más dolorosamente que los artículos de increíble valor que guardaba en la acogedora habitación de Anna-Catherine, descubiertos de repente en el fondo del canal Ródano—Rin. Resultó que la madre de Breitwieser, al enterarse de su arresto, sacó todas las antigüedades del apartamento y trató de deshacerse de ellas lo más rápido posible. La mujer quemó las pinturas y arrojó todos los artículos de los estantes a un canal sucio.

El ladrón de arte Stefan Breitwieser y su increíble historia

Las obras de arte fueron descubiertas por transeúntes al azar que notaron un extraño brillo en el agua cerca de la orilla. A través de esfuerzos increíbles, la policía logró sacar la mayoría de los objetos de valor, mientras que algunos de los artículos fueron dañados gravemente por el agua. Las pinturas, incluidas varias pinturas mundialmente famosas del Renacimiento, se perdieron irremediablemente.

Al enterarse del destino de su colección, Stefan casi se volvió loco. Cayó en un estupor y apenas reaccionó al mundo que lo rodeaba. Para evitar que el tipo se quitara la vida, la administración de la prisión se vio obligada a asignarle seguridad las 24 horas del día.

Breitwieser, su madre y Kleinklaus fueron llevados a juicio y los tres fueron declarados culpables. La mujer que destruyó las obras maestras de los antiguos maestros recibió tres años, de los cuales solo sirvió la mitad tras las rejas. Stefan logró convencer a la corte de que su madre era una simple mujer con poca educación que no conocía el verdadero valor de los artículos robados y los consideraba basura de "mercados de pulgas".

El ladrón de arte Stefan Breitwieser y su increíble historia

Anna-Catherine fue condenada a 6 meses de prisión, ya que declaró que no participó en los robos, y las cosas almacenadas en el apartamento, debido a la pasión de Stefan por el arte, no la alertaron. El amante apoyó la versión de la novia, gracias a la cual se libró con un castigo ridículo.

La corte tampoco fue particularmente dura con Stefan. Como el tipo no ganó un solo céntimo de sus robos, fue compadecido y por 200 robos recibió solo 4 años. Investigadores y jueces tenían sentimientos contradictorios sobre el ladrón: por un lado, era un criminal y, por el otro, su obsesión por el arte era admirada. En 2005, Breitwieser fue liberado de prisión y regresó a su "cueva de Alí Babá", donde fue recibido por paredes desnudas.

El ladrón de arte Stefan Breitwieser y su increíble historia

La vida del hombre salió mal después de su encarcelamiento - Anna-Catherine fue a otro mientras cumplía condena, las paredes de la habitación, desprovistas de pinturas, causaron desesperación, y no tomaron un trabajo normal después de cumplir condena. Stefan tuvo que trabajar como leñador, conductor y limpiador, pero el mundo de la belleza nunca lo dejó go.In 2006, incluso escribió un libro, gracias al cual pudo llegar a fin de mes e incluso ser una celebridad por un tiempo.

El ladrón de arte Stefan Breitwieser y su increíble historia

En febrero de 2019, Stefan Breitwieser fue arrestado de nuevo: la policía comenzó a monitorear al ladrón que batió récords en 2016. Durante un registro en su casa, se encontraron monedas romanas del museo arqueológico y otros artículos de galerías francesas y alemanas.

Artículos Recientes

Catherine Deneuve apoyó el derecho de los hombres a "abusar" de las mujeres
Catherine Deneuve apoyó el derecho de los hombres a "abusar" ...

La actriz Catherine Deneuve se convirtió en una de las cien mujeres francesas que se pronunciaron en contra de los ataques a los ...

Viaja en el tiempo con el Orient Express
Viaja en el tiempo con el Orient Express

El Orient Express invita a sus pasajeros a un viaje fascinante con sus vagones restaurados pertenecientes a los trenes ...

Que los países en el siglo xx se llevaron a cabo la esterilización forzada
Que los países en el siglo xx se llevaron a cabo la ...

Una de las primeras acciones de Hitler como jefe de Alemania fue la adopción, en 1933 de la "Ley para prevenir el nacimiento de la ...