Calvas, valientes, orgullosas: mujeres que aprendieron a vivir con alopecia y se enamoraron de sí mismas sin pelo

Calvas, valientes, orgullosas: mujeres que aprendieron a vivir con alopecia y se enamoraron de sí mismas sin pelo

Categorias: Mundo | Salud y Medicina | Sociedad

La pérdida de cabello para la mayoría de las mujeres es una verdadera tragedia. Los pacientes con alopecia sufren de calvicie parcial o completa, perdiendo la confianza en sí mismos junto con su cabello.

Cuatro mujeres británicas se han sometido a la prueba de la enfermedad y han aprendido a aceptarse a sí mismas como son. Además, su condición especial los empujó a conquistar nuevas alturas y revelar sus talentos. Siga leyendo las historias de mujeres valientes que ya no tienen miedo de aparecer calvas en público.

Calvas, valientes, orgullosas: mujeres que aprendieron a vivir con alopecia y se enamoraron de sí mismas sin pelo

La alopecia es un trastorno autoinmune especial en el que una persona pierde cabello. Tanto los hombres como las mujeres sufren de ella, pero la calvicie causa mucho mayor sufrimiento para las mujeres. Con la pérdida de cabello, la autoestima del bello sexo disminuye, pierden la confianza en sí mismos. Pero una cabeza calva no es una razón para rendirse si hay optimismo y un deseo de éxito en el corazón.

Calvas, valientes, orgullosas: mujeres que aprendieron a vivir con alopecia y se enamoraron de sí mismas sin pelo

Cuatro mujeres contaron cómo se las arreglaron para aceptarse sin pelo y aprender a vivir con la enfermedad.

Calvas, valientes, orgullosas: mujeres que aprendieron a vivir con alopecia y se enamoraron de sí mismas sin pelo

La diseñadora de joyas, Farah Mohidin, de 26 años, era tímida con la alopecia, pero su novio, Ben Allison, de 27 años, ayudó a la niña a aceptarse tal como es. Ahora vende joyas, cuya creación, curiosamente, se inspiró en la enfermedad.

Calvas, valientes, orgullosas: mujeres que aprendieron a vivir con alopecia y se enamoraron de sí mismas sin pelo

Los problemas del residente de Richmond comenzaron a la edad de siete años. Al principio, la niña tenía pequeños mechones de cabello que se caían. La madre hizo los peinados de su hija para ocultar las calvas. A la edad de 15 años, Farah ya estaba completamente calva. Los médicos le diagnosticaron alopecia. La chica tenía el corazón roto.

Farah llevaba pelucas y sombreros que parecían ridículos. Las chicas de la misma edad se burlaban de ella, y los chicos no podían entender por qué necesitaba una peluca a esa edad. La autoestima de la chica ha bajado mucho. Después de graduarse de la escuela secundaria, Farah entró en la universidad, donde estudió arte de diseño durante tres años. Para su proyecto de examen, diseñó varias joyas de plata con los contornos de una cabeza calva. La experiencia personal de vivir con alopecia se refleja en la creatividad.

Calvas, valientes, orgullosas: mujeres que aprendieron a vivir con alopecia y se enamoraron de sí mismas sin pelo

En 2018, Farah conoció a Ben. Un hombre la considera hermosa tanto con peluca como sin ella. Enseñó a su amada a aceptarse a sí misma y a su individualidad y le dio confianza, gracias a la cual la niña pudo comenzar su propio negocio de joyas. Renunció a su puesto como vendedora y creó la marca FarahM Ltd. Ahora Farah vende joyas, que se inspiró en la enfermedad. Entre los productos de la mujer británica se encuentran collares, pendientes y pulseras con elementos decorativos en forma de cabezas calvas femeninas.

Farah se atrevió a aparecer en público por primera vez sin peluca el año pasado. Ahora quiere demostrar que las chicas que sufren de pérdida de cabello son hermosas. Cada uno de ellos puede lograr su objetivo, incluso siendo calvo.

Calvas, valientes, orgullosas: mujeres que aprendieron a vivir con alopecia y se enamoraron de sí mismas sin pelo

Christala Fletcher, de 27 años, de Greenford, sufre de alopecia de nido, una afección en la que se cae el cabello en ciertas áreas de la cabeza. En 2017, la enfermedad se convirtió en un trampolín para que una mujer creara un negocio de fabricación de pelucas.

Calvas, valientes, orgullosas: mujeres que aprendieron a vivir con alopecia y se enamoraron de sí mismas sin pelo

El cabello de la mujer británica comenzó a caerse a la edad de 9 años. Cuanto mayor era, más calva se volvía. El médico diagnosticó alopecia del nido, esta enfermedad a menudo se produce debido al estrés.

En la escuela secundaria, la niña llevaba una peluca para ocultar las calvas en la cabeza. Los gamberros se burlaban de ella, la llamaban fea. A la edad de 17 años , y Kristala desarrolló una infección en la sangre y necesitó una transfusión. Después del procedimiento, el cabello comenzó a crecer en pequeños mechones. La niña los escondió debajo de bufandas y pelucas, pero cuando cumplió 20 años, su hermana la convenció de afeitarse la cabeza calva.

Krystala gastó miles de libras en pelucas. Hace cuatro años, dejó de buscar el que le quedara perfecto, decidió hacerlo ella misma. Las primeras pelucas hechas a sí mismas encajaban mucho mejor, pero la niña necesitaba más información sobre las complejidades de su fabricación. Durante el año, estudió fabricación de pelucas en cursos especializados.

Calvas, valientes, orgullosas: mujeres que aprendieron a vivir con alopecia y se enamoraron de sí mismas sin pelo

En 2017, la británica fundó su propia compañía Lace By Lala y ahora fabrica pelucas personalizadas para clientes de todo el mundo. Kristala tarda unas 120 horas en hacer una peluca simple que vale 1.250 libras (unos 102.000 rublos). Algunos clientes no tienen problemas con su propio cabello, solo quieren probar diferentes estilos y peinados. Otros compran pelucas porque son calvos.

La mujer se alegra de poder ayudar a los pacientes con alopecia, así como a las personas que han experimentado trauma y calvicie después de la quimioterapia o por otras razones. Por lo general, Krystala no usa peluca, pero si quiere, se pone una de las hechas con sus propias manos.

Calvas, valientes, orgullosas: mujeres que aprendieron a vivir con alopecia y se enamoraron de sí mismas sin pelo

Caulette Campbell ha estado sufriendo de alopecia desde que tenía 15 años. A partir de ese momento comenzó a bailar en burlesque. Una residente de Darlington de 37 años sufrió una forma grave de gripe en su juventud, que debilitó el sistema inmunológico y causó calvicie.

Calvas, valientes, orgullosas: mujeres que aprendieron a vivir con alopecia y se enamoraron de sí mismas sin pelo

Cuando el cabello comenzó a caerse, la niña comenzó a cambiar de peinado para ocultar la línea del cabello que retrocedía, pero con el tiempo no quedó nada en su cabeza. Colette comenzó a usar una peluca, pero los adolescentes la miraron y se rieron de ella. Luego, las cejas y pestañas de la mujer británica se cayeron, y con ellas desapareció su confianza en sí misma.

El cabello volvió a crecer parcialmente, pero era muy raro, y después de un tiempo se cayó de nuevo. 10 años más tarde, un amigo de Colette, que bailaba en burlesque en Newcastle, convenció a la mujer para que asistiera a una lección de coreografía. La decisión de empezar a bailar fue la mejor de su vida. Ahora el británico actúa bajo el seudónimo de Seda de ébano. En el escenario, no es una chica calva, sino una artista seductora, a quien el público aplaude de pie.

Calvas, valientes, orgullosas: mujeres que aprendieron a vivir con alopecia y se enamoraron de sí mismas sin pelo

Colette crea trajes ella misma, y durante las actuaciones usa pelucas y sombreros. El burlesque la inspiró a afeitarse el cabello por completo. Le gusta usar pelucas geniales y turbantes coloridos. Cuando hace calor afuera, la niña camina por la calle sin dudarlo, sin cubrirse la cabeza. Colette sostiene que la pérdida de cabello no debe convertirse en un obstáculo para la autorrealización y la felicidad. Se ha convertido en una estrella del burlesque y está orgullosa de sí misma.

Calvas, valientes, orgullosas: mujeres que aprendieron a vivir con alopecia y se enamoraron de sí mismas sin pelo

Adriana Gambardella, de 39 años, de Edimburgo, aprendió sobre la alopecia a la edad de 9 años. Gracias a la enfermedad, se convirtió en investigadora del cáncer.

Calvas, valientes, orgullosas: mujeres que aprendieron a vivir con alopecia y se enamoraron de sí mismas sin pelo

El pelo, las cejas y las pestañas de la niña se cayeron por completo antes de cumplir los 12 años. Las pruebas mostraron que tiene alopecia total, un trastorno autoinmune excepcional en el que los folículos pilosos se ven afectados y la paciente se queda completamente calva. Su madre le compró una peluca, pero no le quedaba bien, y la niña era constantemente objeto de burlas en la escuela. Los niños la evitaron, y la autoestima de Adriana cayó a cero.

Mientras estudiaba biología en la universidad, la niña dejó de usar peluca y comenzó a usar bufandas y sombreros. Se lanzó a sus estudios para distraerse de sus pensamientos sobre su imperfección. Cuando Adriana cumplió 27 años, conoció a Philip. Los jóvenes se casaron en 2007 después de un año de citas. El día de la boda, la novia llevaba un chal con flores, hecho a pedido. La pareja solo vivió tres años juntos. Después del divorcio, la mujer se dio cuenta de que se había casado no por amor, sino por baja autoestima.

Calvas, valientes, orgullosas: mujeres que aprendieron a vivir con alopecia y se enamoraron de sí mismas sin pelo

Desde 2015, Adriana comenzó a trabajar como investigadora del cáncer. Su trabajo la inspiró. Vio a pacientes que habían perdido el cabello después de la quimioterapia, y su fortaleza impresionó a la mujer británica. Desde entonces, la mujer va a trabajar sin cubrirse la cabeza. Inspirado por los pacientes, el especialista se esfuerza aún más para ayudar a crear una cura para el cáncer. A Adriana le tomó 30 años darse cuenta de que ser calvo es hermoso. Ahora no está preocupada por su enfermedad y apariencia.

Cada una de estas historias es el camino de una mujer hacia la autoaceptación. La enfermedad les privó de su cabello, pero les ayudó a encontrar su lugar en el sol. Son verdaderamente hermosas, a pesar del hecho de que son calvas, e inspiran a otros a realizar sus sueños preciados.

Los pacientes con cáncer pierden el cabello después de someterse a quimioterapia. Pero la enfermedad es una excusa para rendirse y considerarse feo. Andrea Sierra Salazar decidió probar que una mujer es hermosa incluso siendo calva. La chica protagonizó una sesión de fotos atrevida sin peluca.

Artículos Recientes

Increíbles Fotos Épicas de Saturno
Increíbles Fotos Épicas de Saturno

Saturno cuenta con los anillos planetarios más majestuosos del Sistema Solar, pero no son los únicos que hacen que este hermoso ...

El inexorable paso del tiempo en los retratos de la serie " antes y después»
El inexorable paso del tiempo en los retratos de la serie " ...

A medida que envejecemos, a veces ni siquiera notamos todos los pequeños cambios que nos suceden día a día. En su serie de ...

Increíbles calles de Chicago en imágenes por Benjamin Suter
Increíbles calles de Chicago en imágenes por Benjamin Suter

Benjamin Suter (@benjaminjsuter) es un talentoso fotógrafo autodidacta e investigador urbano que ahora vive en la ciudad ventosa ...